miércoles, 13 de junio de 2012

Descansar

Estoy de vacaciones. Esta mañana como casi todas estaba yo desayunando en Es Comerç y aparece Don Miguel. No le esperaba y me ha dado una alegría inmensa. Apretón de manos y palmaditas en la espalda. Le ofrezco asiento que agradece. Tomaré una ensaimada y un vaso de vino. No creo que esto pueda ser bueno. Amigo mio, lo que seguro no es bueno es esta cosa que llamáis café. Que la última vez sufrí de retortijones y aguanté fuertes dolores de barriga. Tuve que cambiarme un par de veces los calzones.
Os veo bien. Qué queríais, no tengo otra cosa que hacer y me sobra tiempo. A mi me falta y esto que estoy de vacaciones. ¿Y esto qué es? Pues que durante un mes al año no me acerco a mi lugar de trabajo ni para cobrar. Se trata de descansar y reponer fuerzas. ¿Qué no descansáis bien por las noches? Se de una tisana...No es eso. La ley dice que tiene que ser así. Entonces no cobrareis jornal. No le veo la cosa. Vamos a ver Don Miguel. No trabajas. Descansas. Y cobras jornal. Es así y no le deis más vueltas. ¿Y todos hacen lo mismo? No. Algunos no tienen vacaciones porque si las tuvieran no cobrarían el jornal. Sigo sin ver que esto sea justo. Tengo la impresión de que esto sea un quebranto social. Unos sí y otros no. Esto es harto difícil de explicar. A ver Don Miguel que no es momento. Os lo explicaré en privado. Que tenemos unos políticos que no necesitan ideas. Son peligrosos en sí mismos como para que vagáis vos a cuestionar este tipo de cosas. En mi hacienda la gente venía a trabajar y se llevaba un jornal. Quien no venía no se llevaba nada porque no había trabajado. Esto era justicia. Vamos a cambiar de tema o la vamos a liar parda. Que os explicáis como un libro abierto y hoy en día esto no es bueno.
Este papel que lleváis en la mano es un escrito para una de vuestras entradas de blog. Pues no. Este papel que llevo se llama "multa". Es una denuncia que ha hecho un agente de la autoridad porque he incumplido una norma. En el coche llevo una tarjeta que me autoriza aparcar en mi calle y enfrente de mi casa. Cada año hay que renovarla porque así el ayuntamiento recauda dineros que luego los políticos malgastan. ¿Y pues? La tarjeta ha caducado y el agente de la autoridad tenía dos opciones. La primera era llamar a casa y avisarme de que renovara la tarjeta porque estaba caducada. Suele pasar cada año. Es la opción más común y lógica. La segunda opción es no llamar a casa y multar directamente para cobrarme estos dineros. A estos agentes de la autoridad no se les conoce por el nombre sino por un número. Mirad. Este es el agente número A310052. Se escudan detrás de este número para que nadie sepa de quién se trata. Es la autoridad anónima. Practican el autismo. Son cobardes por naturaleza. Es como tirar una piedra y esconder la mano. Mirad que pone que el conductor está ausente. Si. Está claro. El coche estaba aparcado y yo no tengo por costumbre vivir dentro del coche. Por esto estaba ausente. Pero estaba presente en mi casa. ¿Comprendeis? Es fácil de entender. Otra vez teneis que dirigios  a su mama. Es que hay demasiado hideputa y no para uno de esmentar a mamas. Cada día hay alguna a quien mandar saludos. Es un sin vivir.
Me reconforta que hayais venido. Pasamos malos tiempos de continuo cabreo. Siempre los mismos contra el resto que somos los más. ¡Ah que añoranza tengo! En mis tiempos esto se resolvía con una embestida, lanza en mano y Rocinante al galope. Ya. Envidia me dais. Ahora no hay entusiasmo para nada y las cosas no se resuelven con embestidas. El pueblo está entregado porque está cansado de luchar y perder batallas. Es así. Os lo digo de buena fe. Don Miguel deslizó los dedos de la mano por los mostachos y miró a su alrededor. A nuestro lado había un señor con su hijo. Hicimos silencio mientras mirábamos. Escuchamos que el hijo le pedía a su padre que le explicara qué era hacerse una paja. Que lo había escuchado hablar a sus amigos. El padre se puso rojo como un tomate y empezó a explicarle la reproducción y le puso el ejemplo del polen, la flor y la abeja. A mi también me lo explicaron así. ¿Y lo entendisteis? Nada. Fue un ensotanado de los que hablan latín. ¿Y que sabría de esto de la reproducción una persona que ha hecho votos de castidad? De castidad Don Miguel que no de reproducirse. Que esto es algo natural. A buen seguro sabría tanto o más que otro cualquiera. No penseis mal que no está bien. Yo siempre pienso mal y siempre acierto. ¡Vendré otro día! Aquí estaré. Salud.

1 comentario:

  1. Genial! m'encantes ses teves converses amb Don Miguel, pobre home, deu estar amb els cabells drets,com ho pot entendre, si nosaltres que ho vivim cada dia, no ho entenem, però al menys hi ha un mes o dos a l'any que cobram sense haver d'anar a fer feina, de moment", perquè....tot arribarà, per els mestres ho dic, arribarà a venir un sol mes...Disfrutem mentres no arriba. Besos.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.