jueves, 17 de marzo de 2011

Pseudociencia

Tengo una pésima opinión de algunas disciplinas con perfil científico pero que en realidad forman parte del submundo de la pseudociencia. Una mezcla de creencias, religión, ética, lógica y ciencia.
La psicología evolutiva es una disciplina parecida al horóscopo o al tarot. Ningún laboratorio donde experimentar. Ninguna máquina que vomite datos fiables. Simples percepciones por una pandilla de iluminados que piensan que el ser humano evoluciona de un día para otro y que todos lo hacen igual de bien o de mal y con los mismos resultados. Y además no evolucionan para sobrevivir, que sería lo natural, sino para justificar su comportamiento y las ideas que se han formado respecto a ellos. Las relaciones entre personas y éstas con su entorno están justificadas por teorías sobre la evolución. Insisto en la palabra teorías. Desnudan sentimientos en la penumbra para dejar entrever, pero nunca ver del todo porque el truco quedaría al descubierto. La conquista del homo sapiens-sapiens está en la racionalización moderna de la higiene mental que es lo que le permite evolucionar. Una mala higiene mental es un lastre y te pospone al pasado. Esta conquista es complicada por distintos factores externos que nos bombardean a diario en sentido contrario.
Y todas estas teorías se han puesto de moda cuando unos humanos con la genética de una bacteria o un virus han hecho público lo privado. Como en los realitys. Para algunos, la vida es un reality. Cuentan toda la intimidad y la ponen al descubierto. Los avispados seudocientíficos se aprovechan de ello para explicar el comportamiento humano y darle categoría de ciencia. En realidad son cuatro pringados los unos y los otros. Extrapolan todo y nos hacen iguales. Y no es así. De ninguna manera.
Otros intentan explicar las emociones de las personas y de los animales en general en función de bases biológicas. Es una teoría que no se explica porque, a día de hoy, no se puede. Si los sentimientos están motivados por la religión, la ética o la ciencia habrá que investigarlo y dar soluciones empíricas. De no ser así, lo único factible es unir palabras huecas para formar frases vacías de contenido. Siempre habrá alguien que lo entienda, que le guste y lo defienda e incluso que lo ponga en práctica. Con toda esta verborrea uno tiene que ser extremadamente escéptico.
Las humanidades son una ciencia. No exacta como las matemáticas. Quienes la desarrollan son científicos de la mente y del pensamiento racional. No tienen un laboratorio con aparatos pero tienen un estudio en el que pensar y formular teorías, desarrollar ideas e intentar dar respuestas a tantas incógnitas. Teorías sobre ritos sociales, historia sobre el comportamiento social individual y grupal, lo que nos hace humanos y lo que nos deshumaniza. No se trata de hacer tiempo hasta morir. Nuestra existencia no se explica con fórmulas o teoremas, sino con teorías que cada uno intentará desarrollar.
Me refiero a Platón, Séneca, Aristóteles. Hume, Descartes, Hegel, Sartre, Hawking, Chosmky, Schopenhauer, Bunge, etc. Su lectura es recomendable para dar luz. Salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.