martes, 27 de julio de 2010

Formentera II

Ya estamos instalados. Necesitamos un medio de locomoción para desplazarnos por la isla. Pensamos en una motito. Las vimos y decidimos que mejor una moto. Las echamos una ojeada y pensamos que con cuatro ruedas sería más seguro, quizás un quad. Los miramos, comparamos y pensamos que para ir sobre cuatro ruedas lo mejor era un coche. Pues vale. Lo que entendemos por coche en Formentera se llama cochecito, bonito, pequeñito, que en 10 minutos te lleva de una punta a otra de la isla, que te lleva a las calitas y a las playas pequeñitas y a las carreteritas que terminan con un faro. Con un intermitente de la izquierda bonito, que lo pones cuando te vas y no lo quitas hasta que no llegas porque vas siempre pisando linea o invadiendo carril contrario adelantando motitos.
Se come bien y se consumen mojitos de los buenos. Por todas partes hay chiringuitos de bisutería que te pones a comprar complementos y llenas una maleta. Eso sí, caro, muy caro, carísimo. Pero bueno. En el hotel te entra una cena romántica al lado del mar. A nosotros nos tocó la del día 7 de Julio. Si, San Fermín, pero esto no tuvo importancia.
A las 10 de la noche la cena. Vestidos a lo chillout para la ocasión y con complementos de la tierra incluidos. Mesa para dos. Cena degustación. Lugar idílico, casi sobre la arena. Se oían las olas porque el mar estaba a unos 25 pasos. Se respiraba romanticismo hasta que una palabra maldita de tres letras se lo llevó todo al traste ¡GOL!. ¡GOOOOOOOOOOOOOOOL de España!Aquí se acabó el ancanto de la cena. Salió el cocinero, el camarero, el maitre por entre las mesas anunciando que España había marcado a Alemania y pasaba a la final. Se acabó. Mierda de cena. San Fermín no tuvo la culpa, sino la roja. Para no olvidar porque acto seguido los de animación del hotel montaron una mega fiesta justo donde cenábamos con música chumba-chumba a tope. Todos los clientes montando juerga. Los niños corriendo, los camareros no daban a basto y todo lo que uno pueda imaginarse y le quite el sueño después.
A la vuelta me sentí invisible. Nadie se fijó en mí. Dejé de existir. Nadie me pidió el puto DNI, por favor. Yo sin DNI no soy nadie y tener que venir de Formentera a Palma pasando por Ibiza y que absolutamente nadie te pida quién eres y que te identifiques con el DNI por favor, me ha producido un trauma del que no se cómo saldré. Buscaré ayuda.
Por lo demás un viaje como todos. De un lado a otro. Comer y descansar. Fotos y más fotos. Tres puestas de sol y todo lo que uno hace en unas vacaciones a Formentera.

5 comentarios:

  1. Formentera es el paraiso, si acabo de llegar de alli. Como tu dices, tierra de italianos y playas impresionantes, de virgenes nada, pero tienen algo especial. Viendo la puesta de sol tomando mojitos y en buena compañia, risas y mas risas. A ver si pones fotos.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente Formentera es el paraiso si vas con tu DNI por todas partes. Tienes que fotografiar todas las puestas de sol posibles y desde distintos puntos de la isla. Mojitos a tope y, lo más importante, procurar no ir en época de mundiales y eventos similares. Tengo una foto del gol de Alemania que te haré llegar. Salud y besos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Sr. Toni, antoñito par mí. Verás, lo de Formentera o quizás mejor dicho, Formenter Island's, es una de las maneras de vender la moto al turista que dice que quiere paz, y lo que ha conseguido es meterse en un lugar de la misma gente, un lugar de mamoneo, un lugar que piedes una caña y te han doblado la cartera, y si te atreves o tienes "cojones de españolito" pide una parrillada de pescado; hay te han doblado la cara, por que cuando ves la cuenta... te pega una tortícolis, como si dijeras a tu pareja: oye nena, echa a correr que luego te pìllo.
    Por favor, pongámonos tranquilos y veamos las cosas como son. Nunca había visto tanto tráfico marítimo de isla a isla (Formentera-Ibiza-Formentera) Nunca había visto tan poca simpatía y falsedad como allí. Parece que esperan que llegen los turistas para sacarles la sangre a borbotones. La excusa es que "como solo trabajamos durante dos meses al año, aprovechamos y os cobramos el 500 % más de lo que vale, para cubrir gastos. Y nos quedamos tan panchos.
    Seychelles, Bora-Bora, Madagascar, Islas Coco, etc... estos son islas con playas vírgenes, esto son municipios preparados para no engañar a la peña, eso son lugares que nunca te olvidarás, son lugares que diras a tu pareja: te acuerdas de aquella playa que había..... en cambio en Formentera dirás: te acuerdas del palo que nos pegaron por la puta paella de dos que comimos para tres.
    En fin, no negaré que Formentera es Formentera, no lo negaré. Pero es una isla algo afrodisíaca si la comparas con Ibiza, por que la verdad... Mallorca es Mallorca... es la leche Mallorca. Pequeña, juguetona y simpática, por que vayas donde vayas, siempre hay alguien que te conoce, y eso para mí significa que eres alguien, que caes bien, que estás en la onda, que te mueves... pero en Formentera, solo hay pitos de motos conducidas por una banda de sicilianos zumbaos perdidos... macarroni que son mas chulos que un ocho.
    En fin, creo que entre la roja y mi Mallorca, no tengo mas que decir que llega el mes de Agosto y trabajo la jornada seguida y eso es la leche... eso de terminar a las 2,00 de la tarde.
    Uff¡¡, no quiero ni pensarlo Toni. Quinc desastre que fare¡¡¡¡
    Ala pues, un besote.

    ResponderEliminar
  4. Sito de joferma, está muy bien que comentes mis entradas al blog pero no está bien que escribas mas que yo. Esto está pensado para que escribas un breve comentario, no para que tengas un blog insertado en el mio cual okupa. Tu en lugar de tener un blog aprovechas el mio para largar. Pero bueno por tu no lo tendré en cuenta.
    Realmente Formentera es como Mallorca pero en pequeño y después de consumir algo tienes que hacer una donación de un órgano, como mínimo.
    Es la típica isla pensada para que los autóctonos hagan la temporada en tres meses a costa de los guiris y de algún españolito perdido. Salud.

    ResponderEliminar
  5. Vamos a ver, cerebritos.
    El que quiera ir a Formentera, en verano, y pretenda disfrutar de paz, tranquilidad, precios baratos, buena comida......, cuando es un lugar pequeñito, con un mogollón de gente y no toda respetuosa con el entorno ni con sus semejantes, es mucho pedir.....pero Formentera no tiene la culpa.
    Cuando toda la marea de turistas desaparece, y Formentera se lame y recupera las heridas de la brutal agresión veraniega, empieza a reaparecer, poco a poco, FORMENTERA.
    Entonces es cuando, muy probablemente, podréis encontrar mucho más de lo que imagináis y casi seguro que no os resultará un viaje como todos... podréis encontrar muchas cosas que no habéis podido o sabido ver: paisaje, historia, naturaleza, cultura, arte, paz...y sobre todo, su gente.
    Hay muchos lugares y rincones en el mundo que son maravillosos, pero también tenemos nuestras perlas, aquí cerquita, que hemos de amar, querer y proteger.
    Saludos Toni y seguidores...... ¡¡¡Salut!!!

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.