miércoles, 17 de junio de 2015

San Lorenzo

Primavera fugitiva rural y marinera
que nace, florece y se va.
Conciencia de tiempo sabio e impaciente
que se pierde con sus vientos
y sus tormentas de luces y ruido.

Un día de esos llegará el sol de verano
y enterraremos los sueños de primavera
con el vino melancólico
de una primavera fermentada.

Buscaremos caminos de montaña
de piedras y maleza y sombras de arboleda
y al día siguiente pisaremos arena fina
mojada de olas libres al final de un mar inmenso.

Cuando las campanas del alba
toquen a verano, a sol intenso y brisa fresca
escucharemos canciones a mi manera
bajo un cielo llorón de lágrimas de San Lorenzo.

Canciones para el alma
letras para la mente
aire de mar para la vida.
Un día de esos cuando llegue el verano.

Nos quedaremos en las terrazas
hasta las tantas.
Hablando de nuestras cosas
y de las de los demás.

Veremos el sol cómo se pone
bailaremos las verbenas
el mar susurrará habaneras
Hasta que llore San Lorenzo.

@antoninegre

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.