lunes, 24 de noviembre de 2014

Quinientas entradas




Llegados a las quinientas entradas
pensé que el día se había acabado.
Pero amaneció otro día
joven y manso como todos.
Durante la noche triste
que iluminan las farolas,
soñé con la derrota.
Al despertar supe cómo ganar.
 
Hablé con el destino en plena calle.
Nos desafiamos.
Luego te encontré a ti,
y los recuerdos de la niñez.
Sólo el mar ha sabido imitar
el color de tus ojos.
Cuando me he sentido vacío
ha regresado el viento
y me ha dado en la cara con fuerza.
A veces lo que pienso no es lo que digo.
Es que a veces somos dos.
 
La noche es para alejarse de la vida real.
Para entrar en la vida de los sueños.
Por culpa de los ojos que se cierran.
Hace unos días empecé a vivir la vida de adulto.
Las cosas que ahora conozco pueden no ser verdad.
Las cosas que ahora desconozco pueden no ser mentira.
 
Procuro caminar en la dirección correcta.
Pero me han hecho saber
que si es para huir
camino en la dirección equivocada.
La noche no tiene ojos.
No los necesita para moverse en la oscuridad.
Y mientras mantengo cierta distancia
con el alma.
Al fin y al cabo no es mía.
 
No consigo dejar huellas
ni en la nieve ni el la arena del desierto.
Sólo un torrente de letras
atrapadas en las hojas de un libro
 llenan mis soledades
y despiertan mis inocencias.
 
El pensamiento humano nace con la vida.
Amago de vida en blanco y negro.
A pesar de la muerte. O no.
Porque es mi otoño y son quinientas entradas ya.
Salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.