viernes, 16 de noviembre de 2012

El Comercial. Paseo. Guindalera

A vueltas por la capital. Aprovechando esos puentes que me brinda el calendario y en busca de la cultura que se me niega desde mi comunidad. Teatro conciertos, exposiciones, tapeos, cafés, jardines y paseos que nunca podría disfrutar. Porque esto es cultura y la cultura está pensada para los cultos. Esto debe pensar mi Molt Honorable President. Él también va a la capital. Pero él no busca cultura -ya he dicho para quién está pensada-. Él va a visitar al jefe por lo de: "Qué hay de lo mio". De paso aprovechando para mirar pisos y lugares dónde montar una farmacia. Es lo que nos toca aguantar de momento hasta que escampe. Ahí sí que veo yo brotes verdes.
El día se empieza en @ElCafeComercial. Un café con leche bien calentito que te quite la pereza y el frío. ´"Las mesas de forja y marmol han visto pasar más de un siglo de intelectualidad. Tertulias de escritores, periodistas, directores de cine, artístas, músicos y tantos otros profesionales que se reunieron y se reunen para conversar entre la atenta y discreta presencia de sus espejos, mudos testigos del paso del tiempo. El café Comercial sigue escribiendo su historia, que es memoria y recuerdos de quienes lo disfrutan. Un símbolo de las tradiciones que nos identifican". Otro día vendré con @fernandoaltuna ha dicho que me invita. Mientras voy sorbiendo el café e identifico su aroma leo un trozo de página cultural de la prensa del día. Un escritor clásico y clasicista que manifiesta que la literatura está tocada y quizás se hunda. Además de publicarlo que se lo diga al ministro. A la cara. Que la literatura es demasiado importante para dejarla en manos de Amazon o de twitter. A él, de momento, le publican el papel y anda asesorado. Otros que se buscan la vida son más leídos que él. Le molestará pues al escritor clásico y clasicista que haya mentes privilegiadas que autopublican. Menos mal que está en retirada. En el ocaso de su carrera. Él y otros como él son un peligro cuando abren la boca y no es para comer. Dice que no lee a los noveles porque no tienen nada que decir. Tampoco tiene cuenta de twitter. ¿Cómo sabrá que son malos? Los compran porque son baratos, no porque escriban bien. Gracias por el detalle, maestro. Ni falta hace que nos lea. Casi mejor. Ahora sabemos que su crítica es un despecho, no un conocimiento. Le prohíbo que entre en mi blog. Y sigo sorbiendo el café. Lentamente. Mientras escribo algunas ideas sobre el escritor clasicista.
Este día, en la capital, toca  lluvia pertinaz  que te mantiene agarrado al paraguas. Un paseo acompañado por esa lluvia. Jardines y bosques. Momento de evocar momentos bellos de nuestra vida. Soñar que somos románticos al olor de árboles, arbustos y tierra mojada. A bosque de magnolios, pinos, sequoias, tilos y castaños. Pisar hojas humedecidas por la lluvia. Recuerdos de otoño. Crujidos de dolor en el aroma del aire. Un paseo adecuado para gestionar el mundo interior. En silencio. El aire recoge el aroma y te lo pone alrededor. Se hace corto el largo camino. Sobre todo cuando no hay prisas. Intentas sortear un charco y ves que todo se refleja en él. Quietud del agua. Mirada perdida. Estos paseos en días de lluvia son un refugio pensativo para el poeta y escritor inquieto al que le persiguen los versos y la pòesía y le revolotean las palabras mientras camina. Coges papel y lápiz. Sorteas el olvido. Escribes. Los pájaros, apostados en las ramas, te leen. A pesar de la lluvia.
A la noche, teatro, en @Salaguindalera. Precio más que asequible a pesar de los impuestos del ministro de petardos y festejos. El teatro es propagación de la cultura como lo puedan ser el cine, un libro, un cuadro o la música. "Sala Guindalera apuesta por la calidad artística y por el compromiso en la elección de temas y autores que estén a la altura del público que acude. Dicen que son un gusto teatral. Es cierto. Es un espacio pequeño que proyecta una grán dimensión en contenido artístico. Ofrecen obras que entretienen y que apasionan. Porque hablan de la condición humana. Textos sólidos que plantean interrogantes y respuestas al enigma de nuestra presencia en el universo. Guindalera se ha convertido en un espacio de culto. Un referente por la calidad artística de sus producciones. Apuestan por autores renovadores con intención pedagógica y formativa. Su capacidad para vincular el teatro con el entorno en el que se encuentra. Reivindican la imaginación compartida con el espectador. El público debe poder leer en los ojos de los actores. Escuchar cómo respiran. La proximidad lo favorece. Incluso el contacto directo con el público. Hoy toca "Tres años". La felicidad y la pretensión de alcanzarla mientras desperdiciamos lo que generosamente nos da la vida. La búsqueda de esta felicidad a través del amor y sus múltiples formas de manifestarse. Escenas divertidas y otras desgarradoras. Todo junto".
Este podría ser el mejor resumen de un día por la capital contado de forma artística. Sin presión. Sin ruídos. Sin manis. Sin sobresaltos. Sin coacciones. En libertad. Para estas cosas sirven los puentes del calendario. Habrá que volver. Salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.