domingo, 14 de octubre de 2012

Cante

Silencio. Habla la música.
Sin orquesta. Música gitana. Es música también.
El público escucha. Aguanta la respiración.
Esto es Cante. 
 
Acordes de guitarra. Toque flamenco.
Ritmo de tacones. Ritmo de palmas.
Voz desgarradora. Sentimiento violento.
 
Palmas. Tacones. Voz que grita cosas.
Pentagrama sin notas dibujadas.
Sólo emociones y sentimientos escritos.
El cantaor los mira. Luego los canta.
 
Voz desgarrada de nicotina y destilado.
Se suelta apasionado. Con los ojos cerrados.
 
Versos cantados a ritmo de guitarra.
Palmas. Tacones. Eco en las tablas.
Tristeza de sentimientos. Melancolía de música.
Dedos marcando acordes.
Dedos acariciando cuerdas.
Con violencia. Con pasión 
 
Sonido seco de tacones sobre las tablas.
Retumban en la sala muda. Hay que escucharlos.
Pena con voz afónica. 
A ritmo de acordes, palmas y tacones.
 
Poetizar el Cante. La música. El ritmo.
El ambiente. El sentir. El público.
Melancolía triste con ojos cerrados.
La vida misma es un Cante. Hasta que te mueres.
Llega desde lo profundo. Se queda cuerpo adentro.
Revulsivo de nostalgia y lamento.
 
Los sonidos se recrean para que se oigan.
Se vean. Se respiren. Se aplaudan.
Cantaor y público. Un mismo sentir.
Sensaciones y momentos de otros tiempos.
En sus mismos cuerpos. Se repiten y se recrean.
Son la esencia de la vida misma. Es el Cante.
 
Se estrechan en un mismo sentimiento.
Sentimiento compartido. Cantado. Taconeado.
Traducido a palmas. Exagerado por el eco.
Piel. Sudor. Entre tablas y aplausos.
Y gritos de melancolía. De tristeza. De pasión.
Es el Cante, hasta que te mueres.
 
 
@antoninegre @marconpi66

2 comentarios:

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.