miércoles, 6 de junio de 2012

Il cuorvo

Mi contertulio de los domingos siempre está hablando de la iglesia católica y apostólica -la que fundara Pedro por designación divina-. La de los enfermizos creyentes que todavía no han despertado y visto la luz. La de los que en todo momento y de todo hacen un acto de fe porque no pueden demostrar nada y no se cuestionan nada. La de los que cuando se mueran subirán al cielo y se sentarán a la derecha del Padre. La de los JMJ. La de los integrantes del partido azul. La de los del encefalograma plano. Pues ésta ya no mola me dice tan campante. Vive horas bajas. Y no se despeina. Mira que te lo vengo diciendo desde hace tiempo pero Rouco y Bene no me hacen ni puto caso. Esta iglesia ya no reconforta ni en los malos momentos. Sigue sin despeinarse. Uno se cansa de rezar para que todo siga igual. Parece como si Dios hubiera abdicado de sus funciones y de su posición. Como si tuviera una sordera cortical y no se enterara de nada. Lo veo como desganado hasta para un milagro. Se comporta como un paralímpico que se dedica a pasar de todo. Es lo que se desprende cuando uno ve el pollo que han montado entre ellos mismos en la tierra. La culpa es de "il cuorvo" o "garganta profunda" como se ha dicho desde siempre. Nos estamos enterando de sus miserias porque alguien -singular o plural- está ventilando los asuntos secretos. A poco que espabiles te das cuenta que en sus chiringuitos de culto sólo entran turistas con máquina de hacer fotos en lugar de feligreses.
Que no se mal interprete porque lo diga yo, me advierte. Un ferviente y prácticante ateo que todos los domingos no va a misa porque piensa. Que cuando hay bodas, bautizos o comuniones siempre tiene un trabajo que no puede dejar ni posponer y que ha cambiado los funerales por una visita a los familiares en el tanatorio. Es evidente, pues, que algo se está moviendo. Yo me limito a escuchar y a callar que éste sólo viene los domingos y parece que sermonee. Pero no basta, añade. Hay que dar un paso al frente con valentía. Los casos de pederastia conocida se multiplican. El pueblo exige a sus gobernantes que la segunda agencia inmobiliaria del pais pague el IBI de sus inmuebles. Lo único que hace el presi de turno es condonar deuda, inyectar liquidez a los bancos y permitir el desaucio a los que no pagan -menos a la iglesia que no paga y no les desaucian-. En otros paises los que consumen religión pagan un dinero para financiarla. Aquí somos un estado laico (aconfesional) y financiamos lo que haga falta y hasta dónde haga falta si se trata de la iglesia. Pero no todo el dinero llega dónde tendría que llegar. La iglesia se mantiene gracias a gente voluntariosa. A curas de parroquias humildes que se dejan la piel mientras algunos obispos dan lecciones de machismo y de cómo se cura la enfermedad de ser funcionario. Sacerdotes de parroquias sin recursos que se ven desbordados ante esta interminable crisis que nuestros gobernantes se han propuesto eternizar porque les conviene. Y mientras, un tal Rouco, amenaza con cerrar Cáritas. Pues sabes que te digo, que la cierre si sus atributos le funcionan. Todo en su conjunto se ha convertido en un esperpento y no hay día que "il cuorvo" saque papeles comprometedores. Ya ves tu. Dice que se quieren cargar al mismísimo Papa. Que quieren matar al Santo Padre. Como si esto fuera  noticia o como si esto nos quitara el sueño. La fila de gente del paro y la fila de gente de los comedores sociales y de supervivencia sí que quitan el sueño. Por lo menos a la gente honrada. Otros ya sabemos que no lo son.
Hay momentos en los que pienso que "il cuorvo" es él. Todo a cuento de un famoso concordato que en su artículo cuarto dice que tendrán exsención total y permanente de la Contribución Territorial Urbana. Pero hay más. No tiene que ver con la fe ni con el evangelio. Tiene que ver con el presidente del Banco Vaticano que ha sido destituido por irregularidades en su gestión. Manda huevos. El mayordomo del senil Benedicto también ha sido detenido por filtrar confidencias. Simplemente eran secretos a voces. El vaticano no ha desmentido nada. Los periodicos se ponen las botas porque cada día sacan algo que interesa y se compra. Algo habrá, pues, de verdad. La Conferencia Episcopal Española está dividida. No es que me interese pero, si quieres conocer a tu adversario tienes que leer algo de él, y el adversario publica cosas que cuando las lees notas enfado, desinterés, mala leche, cabreo, nerviosismo y preocupación. Todo esto por lo que les pasa a ellos y no por lo que les pasa al resto de los mortales que muchos días se desesperan porque no tienen qué llevarse a la boca. Recuerdo haber leído en alguna red social algo así como: si tienes cáncer te morirás porque el gobierno no invierte en investigación pero puedes estar tranquilo porque siempre habrá un ensotanado que hable latín y que te dará la extrema unción. Pues que bien.
El pueblo, que es bastante inteligente en una minoría parte y ve que cierran parroquias y seminarios. Por algo será. Que se lo hagan  mirar. Que los JMJ sólo acudieron para hacer turismo, hacerse fotos y ligar cuanto más mejor. Yo no me extiendo mas aunque mi contertulio de los domingos sigue largando con la boca grande. La verdad, es un tema que no me interesa en absoluto pero que me ha dado para una entrada. Para despertar conciencias. Para abrir ojos y mentes y que muchos se reprogramen su fe. La iglesia es una gran empresa que está subvencionada y debería autofinanciarse. Incluso cotizar en bolsa si hace falta. Dice este tal Rouco que la crisis la tenemos porque rezamos poco. Entonces la culpa debe ser mía y de mi contertulio. Pensad malditos. Salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.