lunes, 28 de mayo de 2012

Privatizar

Un dieciocho de Mayo del año pasado -dos mil once- publiqué una entrada titulada "Fantasías". Era de esas que a veces me salen breves pero intensas. Un formato reducido que versaba sobre la posibilidad de fantasear con algo. Es gratis. Resulta gratificante y nadie se da cuenta. Fantasear es un acto consciente aunque improbable o imposible. Pero ayuda. Te cambia el humor y la autoestima. Puede proporcionar una satisfacción infinita. Nos mantiene a todos de igual a igual y te codeas con quien te da la gana. Incluso sirve de ensayo para poder enfrentarnos a problemas reales. Fantasear genera una especie de positivismo vital porque puedes vivir una situación a la que le tenías ganas -por poner un ejemplo-. Nos ayuda a domesticar nuestras emociones. Conseguimos poderes infinitos que de otra forma sería del todo imposible. Tu mente, durante la fantasía, se siente liberada de ataduras y realizada. Fantasear es bueno para la salud.
El otro día he fantaseado. Os pediréis de qué. Lo sabía. Lo cuento. Ni más ni menos que el presidente del gobierno perdía el juicio -bueno, mas que una fantasía podría decirse que era una realidad- era destituido rápidamente y entraba un tecnócrata con un gobierno de concentración. Un representante de cada grupo político. La primera decisión a tomar de forma urgente y con la vista puesta en la crisis interminable que nos están vendiendo para liquidar el estado del bienestar era la de privatizar el Congreso de los Diputados. Esa obsesión por privatizarlo todo. Una señoría por cada provincia. El salario mínimo interprofesional que ellos mismos han fijado. Complementos como cualquier otro español. Nada de dietas. Se fichaba a la entrada y a la salida. Si al final del mes las horas no salen te lo descuentan del sueldo -como en cualquier parte-. Las bajas no se cubren. Un mes de vacaciones y como están interinos -por cuatro años- el mes de vacaciones no se cobra. Como estamos en crisis el sueldo queda congelado y desaparecen coches oficiales y escoltas. No te regalan el iPad, ni el iPhone ni el portátil ni la cesta de navidad. Temporalmente, como nos dicen. Sin pagas dobles. Dos extras, como todo el mundo y consistente en el sueldo base a secas. Se cancelan los seguros médicos privados que la cámara pagaba hasta ahora a sus señorías y las becas para estudios en centros privados para sus hijos. Queda abolida la pensión vitalicia. La jubilación se cobrará según la legislación vigente para todos los españoles. Según los años cotizados. Si no eres reelegido te vas al paro como otros y en las mismas condiciones. Hay que dar ejemplo por encima de todo. No puedes cobrar dos sueldos. Si no rindes no cobras productividad y te pueden despedir de forma procedente aplicándote la legislación vigente de la última reforma laboral.
En cualquier momento, y si conviene, el edificio del Congreso de los Diputados se podrá alquilar para congresos, reuniones de trabajo de otras empresas, exposiciones itinerantes, foros de cultura, actos oficiales como entrega de premios o galardones, etc. Esto proporcionará una entrada de dinero extra que se dedicará a desarrollar un estado de bienestar. Si coincide con alguna sesión ésta se realizará por vídeo conferencia. Cada cual en su casa y en su despacho . Se pondrán en alquiler los despachos que tienen ahora. El senado queda suprimido por ineficaz y el edificio alquilado para oficinas y para lo mismo que he mencionado antes del Congreso. Se promulga una ley por la que queda abolido el aforamiento. Por fín todos seremos iguales ante la ley. ¡Por fin! El que delinque va a la justicia ordinaria como cualquier otra persona. El programa electoral de cada uno se entrega ante notario y si se incumple queda tipificado como falta grave o incluso delito y contemplado en el código penal con penas de cárcel. Se acabaron los privilegios, los mangoneos y los mamoneos. Todos habrán jurado por imperativo legal dedicar todo su tiempo y esfuerzo a proporcionar a la ciudadanía un estado del bienestar. El ejército pasa a ser un tema residual y más decorativo que otra cosa. Esto importa un ahorro muy importante que se dedicaría -en su totalidad- a I+D+I. Un único banco público y para todos donde fluya el crédito para generar empresas y empleo. Un banco que busque la eficacia y la excelencia antes que la rentabilidad, la especulación y el desperdicio.
Tengo que confesar que esta fantasía me ha producido un placer no comparable con nada. Es una utopía y por tanto sólo se entiende en el campo de las fantasías. Bien pensado sería cosa de ponernos de acuerdo y hacer como describía Saramago en uno de sus libros. O esto o nadie va a votar porque nadie me puede representar. El pueblo somos la mayoría y el poder reside en el pueblo -por tanto en la mayoría-. Los políticos que tenemos ahora son "activos tóxicos" de los que hay que desprenderse. Ya me siento mejor y más liberado. Tengo que hacerlo más a menudo. Sin duda alguna vale la pena. Salud. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.