lunes, 2 de abril de 2012

Extraterrestre

El coche dio un quiebro en la misma entrada y perdió el control. Quedó literalmente empotrado en el pilón que sujeta la barrera de apertura automática de entrada que se rompió al instante. El ruido fue grande y provocador y desde el mismo momento acudieron asistencias para ayudar al conductor que fue sacado de su asiento medio aturdido y conmocionado. No recordaba muy bien lo que había pasado por lo que a duras penas se explicaba de forma coherente sobre el particular.
Cuando llegó la policía local para realizar el correspondiente atestado de lo ocurrido empezaron a recabar información de los presentes y ausentes. Los primeros relataban de forma pormenorizada lo que habían visto y los segundos se limitaban a contar lo que habían oído. La policía local hizo un croquis conforme a los testimonios con mas o menos acierto. Hicieron fotos y tomaron medidas. La cuestión es que todo en su conjunto no cuadraba. Faltaba algo. No se entendía lo que había ocurrido. Era, simplemente, inverosímil. Toda la información de lo ocurrido no explicaba nada por mucho que se esmeraron y lo intentaron.
Ángel observaba a cierta distancia. Ya sabéis. El amigo de mi amigo que está internado en el psiquiátrico. Estaba quieto y pensativo. Se decidió y se acercó a dar su versión. Quería hablar con los locales pero el director creyó que no era oportuno. ¡Déjelo, no se preocupe. Cualquier cosa que pueda aportar nos puede servir! Es que no está bien de las entendederas. Es un interno desde hace muchos años y lo único que podría aportar es más confusión. Deje que hable le dijo uno de los locales de forma enérgica. Ángel, por una de esas casualidades estaba en una muy buena posición para observar lo que había ocurrido. Como si hubiera previsto lo que iba a ocurrir y había cogido sitio en la mejor situación posible. Empezó a relatar todo lo ocurrido sin conjeturas, ni suposiciones, ni sospechas. Con total seguridad. De aspecto frágil y delicado pero con una fuerza mental que llamó la atención a la policía. El coche ha tomado la curva de entrada a una velocidad prudente y adecuada. Pongamos a unos trece kilómetros por hora. Entrando en la curva se ha escuchado un chasquido seguido de un golpe seco debido a la rotura del eje transversal justo en el punto de unión con el pivote que sujeta y une la amortiguación con la rueda delantera izquierda lo que ha provocado que el conductor haya perdido el control. Cuando ha intentado girar el volante para esquivar el pilón de la barrera, la rueda delantera izquierda ya estaba suelta y ha arrastrado el coche de forma lateral hasta que ha parado. Esta es la marca de la goma. Señalaba con precisión. No hay marcas de frenado porque no ha frenado. No le ha dado tiempo. Estas marcas de goma, repetía, son del derrape de la rueda cuyo eje se ha roto y ha dejado suelto el amortiguador. Tal como está roto y abollado el capó y estas piezas sueltas del pilón se corresponden con la versión que acabo de darles. Si tenéis un programa informático adecuado lo podréis comprobar fácilmente.
No era normal ni frecuente encontrar un testigo que relatara lo que ha visto y oído con tal precisión. Los policías locales se acercaron y se agacharon con las linternas encendidas enfocando debajo del coche. Lo que Ángel ha dicho es completamente cierto, comentó un policía a otro. Comentaron con el director del centro que lo relatado era rigurosamente cierto y quedaba aclarado. El director insistió de que no le dieran más importancia a la versión de un interno que lleva desde joven  en tratamiento y que no demuestra mejoría en su estado mental sino estancamiento. ¿Seguro que este señor necesita estar ingresado? Conozco muchos que podrían ocupar su lugar. El director insistía. Dice que es de otro planeta y está esperando que vengan a buscarlo. Pues muy bien podría esperar fuera con total libertad y menos pastillas y dejar sitio para otros con más necesidad. Mire que le digo, espetó el policía de más rango. Conozco demasiados que podrían sustituirle aquí dentro. De todas formas estará a disposición del juzgado de guardia por si se requiere su testimonio.
Pese a todo Ángel sigue internado y tomando pastillas. Deambula por el centro jugando al despiste con las cámaras de seguridad. Mi amigo el de seguridad que este día estaba de guardia y presenció todo sigue con sus dudas de su verdadera identidad y la de su pasado. Esas cosas que pasan a veces y nos desconciertan. Piensa lo que quieras pero lo que acabas de leer es verdad. Salud

2 comentarios:

  1. Apreciado Toni, antoñito para mí. Eso, eso que he leído, si; que además lo he leído dos veces y me apetece otra de verdad, da mucho pero que mucho que hablar.
    Eso, eso que he leído y volvería a leer, me ha dado un punto de reflexión muy gordo, no digo grande, porque lo que eso que has escrito es muy enorme. Ufff, no sé ni por donde empezar antoñito.
    Se me acaba de visualizar una imagen en mi mente, una imagen que, quizás no tenga mucha relación con esto, pero en cierto momento te hable de la palabra “normal”. Y te pille´, te he pillado antoñito con lo normal y lo anormal. He hay una persona que para un “jefazo” es un anormal, y para la policía (entidad que protege al ciudadano) no ve normal. Tócate los huevos tío, pero qué coño está pasando, antoñito?. Estamos tontos o qué? La verdad, es que ya no existe la palabra normal, ha desaparecido, se ha ido al carajo. Ahora se dice irregular, ya que es una palabra de moda: ha habido irregularidades por parte de D…….. que pertenece al partido ….. y concejal de …… uffff, que mamoneo, y venga y venga.
    Nada Toni, antoñito para mí. Mira, el otro día leía en un horno de Lloseta, en el cual se elaboran los mejores cortados y café con leche del Raiguer, una noticia muy curiosa. Fíjate la magnitud de tal noticia, que para mí se merecía una primera página de un Dominical o también una entre pagina de un periódico de índole gordo. “IROMAN”. La prueba mas dura que se celebra en Hawaii. 3,86 km a nado, 180 km en bicicleta y 42,195 km de maratón. Hay que tener dos cojones. Resulta que hay un hombre, digo hombre que lo és, padre, padre de un hijo minusválido que el cordón umbilical se la jugó, y quedó pues dañado en el campo y nervioso. Resulta que le decían que nada, que no se preocupara del niño que hay centros especiales para el, que sería un lastre para su brillante carrera militar (Tte. Coronel de los Marines en reserva)y que no se hiciera ilusiones. Vaya que si tenía ilusiones Toni, ufff, que peazo de hombre, padre, y sobre todo, sobre todo amigo de su hijo. No dejan de dar vueltas por todos los maratones que se celebran en América, pero con un a meta Toni, antoñito para mí, y es este padre, ver reír a su hijo, y lo ha conseguido. Se llama Richard “Dick” Hoyt, y le llaman “Team Hoyt”. Espectacular.

    He ahí mi reflexión: cuando una cosa no va bien, lo mas fácil es mandarlo al carajo. Lo mas bonito es lucharlo y no darte por vencido. Que nunca te roben la bandera, antoñito, siempre hay que llevarla bien alta, haga viento o lluvia, esa es la razón de subsistir.

    Amen y buenas fiestas…..

    ResponderEliminar
  2. Gracias por colaborar y que pases unas pascuas adecuadas sin comer demasiadas empanadas. Que empachan y te dejan mal cuerpo. Salud

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.