martes, 19 de abril de 2011

Semana Santa

Estamos en semana de pasión. Semana santa. Para unos, más santa y con más pasión que para otros. Demasiada pasión, diría yo, si no fuera porque está sazonada de un folclore exagerado que la hace más llevadera. Antes las procesiones empezaban el jueves santo y terminaban el día de pascua. Domingo de ramos, aparte. Ahora las procesiones empiezan incluso antes del domingo de ramos. Todos los días, a todas horas, en todas partes e incluso varias simultáneamente. Está demostrado que esto atrae al turismo de masas por lo que habrá que explotarlo todavía más y potenciarlo hasta la saciedad que en tiempos de crisis no se puede andar con pamplinas.
Las escuelas religiosas concertadas también se han apuntado al folclore de andar por casa y organizan procesiones dentro y fuera del recinto escolar con niños y adolescentes flanqueados por el profesorado y ataviados con capirotes improvisados de cartulina y tuneados según cada cual en la clase de tecnología y artes plásticas. Cirio de papel blanco con una generosa llama de papel rojo y amarillo y algún que otro cántico acorde con el momento y ensayados en la clase de música. El estandarte, con todo lujo de detalles bordados a mano con hilos de colores, portado de forma solemne por la madre superiora. Estos incipientes nazarenos que no van a clase de religión, no están bautizados, no han hecho la primera comunión y no están confirmados. Desconocen de que va la cosa pero ya les va porque mientras no hay clase y sus papas les hacen fotos. Todo un chollo.
En otro orden de cosas, leo con atención un escrito de alguien que ha visto pasar un paso y otro alguien le ha cantado una saeta. Pasa otro paso y se escucha otra saeta. Un tercer paso y otra saeta. Escribe, "yo no me atreví a pasar". Uno dice invocar la lluvia para que no haya procesión. Lo que le llega es ver a los cofrades y nazarenos llorar por no poder salir en procesión. Se contagia y también llora. Si salen lloran de alegría, si no salen lloran de pena. La cuestión es que lloren pero sin salir porque se llora más y mejor con la pena que con la alegría. Todo sirve para animar la fiesta. Pasos, trompetas, silencio y saetas, militares y sotanas, cristos y vírgenes, tambores, olor a cera y a flores, capirotes variopintos, costaleros y mirones, abuelos padres y nietos, peinetas y medias negras, torrijas y huevos de chocolate.
Es la semana santa. Es la semana de pasión. Es la semana para iniciar un bronceado. Es la semana del bañador o del paraguas. Es la semana de descansar y reponer fuerzas. Es la semana del viaje de estudios. Es la semana del recogimiento o del desmadre. Decidid vuestra semana y disfrutadla como queráis y podáis. Yo ya he decidido la mía. Nos encontraremos la semana que viene. Salud.

3 comentarios:

  1. Apreciado Toni, Antoñito para mí. Estoy muy emocionado de poder escribirte algo. Me siento atraído por dicho tema, ya que es un tema muy socio-cultural-económico.
    Mira, mi primer punto de vista es que hay dos matices muy claros, el vacacional y el santísimo eclesiástico. Yo empezaré por el vacacional. ¡¡¡ y no veas!!! La de Cristos que se montan en esos trayectos a lo nómada, cargados hasta los topes, la suegra, el perrito, el cochecito del niño pequeño, una muda de invierno por si hace frío, el flotador en forma de orca en la vaca del coche, las sombrillas, y un producto muy importante: el bronceador.
    Creo que el bronceador, empieza en esas fechas su campaña adictiva, de consumo, de vacile. Es cuando la vecina del segundo se quiere “tostar” más que la del quinto, y en fin, una guerra de camuflaje, ya que se escondes muchos rasgos en la cara con eso….. arrugas, pliegues, una piel sobre la otra, esos granitos que salen….
    Y bien, y no hay que olvidar que siempre los destinos son los mismos: Almuñécar, Mazarrón, Torrevieja, Benidorm, y la Manga del Mar Menor. Eso son los principales aforos turístico-nacional. Alquiler del piso de la vecina de la amiga de mi primo que estuvo hace dos años allí, y le gustó mucho ya que vi las fotos por el móvil. Y luego, el la playa…. Shorts, camiseta imperial con rebordes sobaquera pringao de flujo, botecito colgado al cuello con monedas de euro, y dale, dale a la San Miguel, porque es santa, es un invento de la Iglesia lo de la cerveza, y como es la Santa Semana Santa, no puedes tomarte una Cruz Campo…¿entiendes?. Y luego, en el chiringuito, cañita va y cañita viene, con esa voz de berrido que oyes de fondo: ¡nene, vale ya, coño, coge “ar niño”!! y esa mirada, mirada perversa y de mala leche, que si la puedes leer dice textualmente: ¡que sinvergüenza que eres, no te da coraje, borra chuzo, el no “coge ar niño”, la madre que te parió, desgraciao, vay yerno que me ha tocado, no entiendo como mi hija lo aguanta, si fuero yo, no veas la que le lio.-….( alias la suegra).
    En fin Toni, Antoñito para mi, eso es el avance veraniego que tenemos en España, la Santa Semana Santa. Y digo yo, que más cojones que tener un cura como el de mi pueblo. Intentó boicotear a la UEFA. Quitó la procesión del silencio del miércoles para pasarla al martes, ya que jugaba el Barça-Madrid. Con dos cojones tío, pero bien puestos, que hasta salió en Antena3 el colega.
    Bueno Toni, eso es lo que hay de Semana Santa, afán de muchos y marcha para otros con la escusa de que eso es lo que hay.
    Ala pues, un besote Toni, Antoñito para mí.

    ResponderEliminar
  2. Espero que no hayas escogido esta Semana Santa porque el tiempo no ha acompañado y puede haber resultado mortal. Los niños internados en el Chiqui-Park y con excursiones al McDonalds y al Burguer King.
    Ciertamente en esta semana sólo puedes optar por beber "San Miguel" o llevar la "CRUZ Campo" en la neverita que es mejor que llevar la otra cruz además de la cruz que te toca vivir con las vacaciones.
    Termino con un consejo: escribe más a menudo y menos caracteres o inaugura un blog porque ya escribes mas que yo. Menos mal que entretienes y se agradece. Sepas que el cura de tu pueblo, ademas de lo que hizo con la procesión, propuso que en lugar de tocar himno nacional se cantara una saeta. Y lo de la procesión del silencio es para poder escuchar los transistores que llevan debajo del capirote. Salut nebot preferit.

    ResponderEliminar
  3. Discúlpeme Ud., Toni, Antoñito para mí. En lo de crear un blog, no estoy interesado, pero en afinar la punta del lápiz cuando hay tela, afino la tela y me olvido del lápiz…… pero sigo tus andanzas, ya que eres mi ídolo espiritual. Amén.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.