jueves, 3 de marzo de 2011

Puesta de Sol

El día es propicio. Día libre. Tiempo revuelto. En casa. Vamos a ver fotos. Viaje a Formentera. Tres puestas de sol en tres sitios distintos. La mejor en el faro de barbería. O cualquier otra. Es interiorismo en estado puro. La melancolía. La reflexión y su momento. La extrañeza. El romanticismo estando acompañado o el romanticismo desde la soledad. Es la sensación del tiempo. El sol cuando está alto no se mueve. En la puesta de sol, el movimiento del astro es rápida. No cierro los ojos. No quiero perderme ni un instante. Después queda el regusto. El tiempo para pensar hasta que ya no se ve. Y un poco más. Los propósitos para mañana y el no repetir los despropósitos de hoy. Los planes. Los objetivos . Las metas. La vida. Vivir la vida intensamente. Todavía no me quiero acostar. Un rato más. Hoy no dormiré. La puesta de sol es la evocación de todo el día. Lo recuerdo todo. Es la putada más bella. Sentado y en silencio. El estado de ánimo se adapta y se mimetiza con los colores que tengo enfrente y que cambian a cada segundo. Es todo un día en un instante. Es la despedida de algo. Es un final que mañana se repetirá. Pero será distinto aunque será lo mismo. Es algo que se va a medias. Mañana serán otras circunstancias. Otros colores. Otros olores. Otra cosa. Pero siempre quedará el recuerdo. Evoca sentimientos encontrados. Contradicciones al gusto. El lugar también ayuda. Pero no es lo importante. Planes. Todavía queda día. Cierto. Pero sin sol. Sin luz. Metafísica simple. Es la metáfora poética del día. Recurrente. Enhorabuena por haber llegado. Es un regalo de los que no tienen precio. Es simbólico de lo que en este momento se te ocurra. Es un gesto de la naturaleza. Y como decía un poeta indio -no estoy triste porque el sol se vaya. Mañana volverá.- Es así. Un acto astro físico y que despierta los mejores sentimientos. Seguramente el momento más bello del día. Desprende riqueza. Acumula poesía no escrita. La luz que desprende la puesta de sol te mantiene en estado de gracia. El silencio es una grata compañía. Todo lo que ocurre es simbólico de algo inexplicable. Una jornada más que propicia superación y ganas. Es el momento ideal para lo que quieras. Es el momento infinito. Tu dices basta.
Tengo sensación de cierta ridiculez. No es mi estilo. Pero es así. Seguramente es el momento más benigno de los que tiene el día. Respiración lenta y pausada para un instante raro. Extraño. Inexplicable. Largamente fugaz. Quiero describirlo. Miro las fotos una y otra vez. No estoy seguro de que me salga bien. Es complicado. Son sentimientos. Es pura sensibilidad para compartir. O no. Es un momento emotivo de gran valor. Una felicidad interna que no perturba. Es gratificante en cualquier versión. Mirar. Callar. Disfrutar. El silencio que vale mil palabras. Palabras que no encuentras. Ni falta. Sólo mira. Esto es lo que recuerdo de la puesta de sol. El instante especial del día. Estética de la libertad. Lo mejor del día y por esto se deja para el final. Tengo ganas de describirlo. Si un día encuentro las palabras, lo haré. Me queda el recuerdo. Salud.